Se buscan jóvenes, formados, con habilidades sociales y capacidad de trabajo en equipo en hostelería

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La profesión de camarero ha dado paso a un perfil más especializado. Crece la demanda de profesionales jóvenes, formados, con habilidades sociales y capacidad de trabajo en equipo.

La hostelería es un sector muy demandado, sobre todo en los más jóvenes. Es la segunda actividad que más empleo generó entre los jóvenes durante el primer trimestre del año, con 349.600 contrataciones.

Se buscan jóvenes con capacidades y formados. Se valora principalmente que tengan formación, capacidad de trabajo en equipo, para la escucha y empatía, que sea eficiente y muestre una actitud positiva.

Entonces, ¿consideras que en el sector de la hostelería no se requiere titulaciones oficiales ni una educación específica?

La falsa idea de hace 10 años de que no se necesita cualificación alguna para trabajar de camarero se elimina. Cada vez se demandan perfiles más especializados, con formación en escuelas de hostelería en grados medios y superiores o certificados de profesionalidad.

Muchos hosteleros coinciden al señalar lo difícil que es conseguir buenos profesionales de sala que sepan cómo tratar al cliente, un perfil importante y de confianza que además contribuye a fidelizar.

Un hostelero debe seguir formándose cada día ya que tienen un gran desarrollo profesional, de camarero pueden pasar a ser responsable de sala, sumiller, metre…

La formación en hostelería ofrece posibilidades que van desde la Formación Profesional Básica en Cocina y Restauración (para ayudantes de cocina y de camarero), a grados medios como el de cocina o el de Servicios de Restauración (para futuros camareros, bármanes o ayudantes de sumiller, entre otros) o grados superiores como el de Técnico Superior en Servicios de Restauración o de Dirección de Cocina, que incluyen puestos de gerencia como metres, directores de comidas y bebidas, jefes de partida o jefes de cocina.

La Escuela de Formación SEM busca prácticas remuneradas a estudiantes de FP. Además de tutelar al alumno.

También realiza certificados de profesionalidad del sector de la hostelería. Ofrece a los más jóvenes (entre 16 y 25 años) formación y trabajo remunerado durante un año para que así el sector hostelero cuente con jóvenes capacitados y los alumnos encuentren de su estudio y aprendizaje una vocación.