La importancia de un mentor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La generación alcanza progresos y habilidades que se asientan sobre los otros logrados. Y es que no todo el conocimiento reside en los libros o las lecciones teóricas que han marcado la educación de cada uno.

El mentor tiene una posición de importancia ya que va a ser el que sirva de faro a la nueva generación que se incorpora en un puesto de trabajo, y en el mejor de los casos, hasta encauzan el rumbo de nuestra vida. Cualidades como el respeto, la admiración, la empatía y la humildad desempeñan un papel fundamental entre el mentor y el tutelado.

Las enseñanzas del veterano contribuyen al crecimiento personal del novato, además de aportarle nuevos conocimientos más prácticos y experimentados. Karl Popper, filósofo y profesor, decía que la verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimientos, sino el hecho de negarse a adquirirlos.

El nuevo entorno digital ha transformado de arriba a abajo la forma de adquirir conocimiento, convirtiéndonos en más autosuficientes y colaborativos, cualidades que por supuesto se deben tener pero también ha provocado una distancia entre los mentores y los novatos afectando negativamente en la relación y provocando que el tutelado no adquiera cualidades significativas para su futuro laboral. El mentor se ha convertido en un objetivo, y más en un mercado tan competitivo y precario.

La figura del mentor es difusa y la relación se ha convertido en una lucha por hacerse un hueco en el sector. Con este panorama, es muy difícil que exista una relación entre juniors y seniors. Además de ocasionar una brecha entre generaciones, que se suma a una crisis de autoridad.

Cabe indicar que esta brecha se debe a la situación que está y ha vivido España en los últimos años. En España se dan lugar a contratos de no más de dos meses, elevada tasa de desempleo entre los jóvenes y bastante sobrecualificación, dejando poco tiempo y escasa voluntad en la lenta labor de un mentor. Algunas empresas no se vuelcan en formar al recién llegado. En lugar de incrementar su desarrollo profesional, se tiende a explotar su vocación a sabiendas que otro ocupará su lugar. Si no se transmiten los consejos y la experiencia del veterano, estas habilidades y conocimientos caerán en el olvido. El mentor, veterano o senior tiene un papel importante para la nueva generación, su conocimiento debe ser compartido sin ánimo de imponer su visión, sino crear un dúo creativo que con las capacidades del primero ayude al segundo a interpretar retos desde otra óptica y no ceñirse a lo establecido.