El wifi mejora la forma de dar clase

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Hace tan solo unos años, el aula de informática era el punto más codiciado. Con sus pantallas, teclados y programas. Todo perfectamente preparado para navegar por Internet y acabar los proyectos del día a día. Hoy en día están prácticamente obsoletas. Cada vez más, los alumnos prefieren utilizar su propio portátil, tablet, smartphone, etc, es el fenómeno bring your own device. Dispositivos que necesitas conectar a Internet. ¿Qué serían sin Internet? Un pisapapeles.

El wifi ha pasado en muy poco tiempo de ser una comodidad que, como en las cafeterías y en los aeropuertos, se ofrecía a los estudiantes como un extra. Ahora es una necesidad.

La red inalámbrica es capaz de cambiar por completo la forma de dar clase y puede incluso servir para reducir el número de alumnos que abandonan sus estudios.

¿Por qué?

El wifi, la navegación por Internet es parte del hábito de comportamiento de los nuevos alumnos. Debe ser parte de su aprendizaje. Están acostumbrados a recoger, captar y compartir información de manera inmediata por lo que un buen wifi ayuda a que el estudiante avance y mejore. Por lo que tener un wifi con un buen alcance y rapidez en tu centro de estudios ayudará a que el alumno se sienta cómodo y motivado.

Ya no solo el wifi debe ser la inyección perfecta para conseguir mayor alumnado o evitar abandonos. También el profesorado debe cambiar su forma de dar clase. Debe haber un contacto constante entre profesor y alumno a través de trabajos semanales, encuestas, tests o tutorías, incluso presentaciones virtuales, en cuyo caso que se cuente con un campus virtual. No debemos olvidar registrar todo a través de correos únicos de la escuela, tipo …@alumno.escuela.es.

Internet también brinda la posibilidad de incluir recordatorios, calendario, información vía email. El alumno siempre estará informado y se mantiene activo.

Además, tener una buena conexión permite recoger datos de los alumnos. El llamado learning analytics. Ayuda a que el profesor defina comportamientos estándar para cada asignatura.


La Escuela trabaja con proyectos de formación continuada a distancia. Telepresencia, apps, campus virtual, vídeos… todo ayuda al alumno a progresar en sus estudios.

Trabajar con Internet es el presente.